Presentación ” I Antología poética”

El próximo 26 de octubre a las 19:30h en el Museo del Calzado de Elda se presentará la I Antología poética de Gramática Parda en la que participo junto a otros compañeros de asociación. En dicho libro podréis leer mis poemas “Universo infinito”, “Esquivo deseo” y “Sirenas” entre muchísimos otros.

¡Os esperamos! 📖

43487545_1938646859763092_2235738169301532672_o

Anuncios

Feria del libro Murcia 2018

¡Grandes noticias! Después de diez años vuelve la Feria del Libro de Murcia a las calles y por primera vez los autopublicados vamos a tener un stand gracias a la magnífica labor de las organizadoras y cabecillas de Murcia Romántica.

41508798_2045114162205682_4278171096244551680_o

Os espero el domingo 23 de Septiembre en la caseta número 12 en el Paseo Alfonso X. Estaré firmando ejemplares desde las 17:00 hasta las 20:00h ¡No os lo perdáis!

WhatsApp-Image-2018-08-16-at-13.27.39-1024x692

 

3º EDICIÓN “La princesa de Iryan” + 1º Capítulo

Untitled design

Ya ha salido a la venta la nueva edición completamente reescrita de mi primer libro. Un relato juvenil de fantasía al más puro estilo de Willow y La princesa prometida. Por ello os dejo el primer capítulo como regalo. Podéis comprarlo AQUÍ

CAPÍTULO 1

Las hojas caían cómo pequeñas gotas de lluvia y morían en el instante en que tocaban el suelo, el viento traía consigo susurros ininteligibles y la luna llena, brillante, colgaba en un manto de oscuridad mientras una sombra cruzaba el bosque arrastrando las hojas, llevando el miedo tras de sí. La angustiosa melodía del llanto de un bebé era el único sonido además del crujido de las hojas que se alzaba aquella noche sobre las verdes tierras de Iryan. Aquella sombra misteriosa envuelta en una gruesa capa bermellón se paró junto a un roble mirando una última vez a su espalda vigilante de que no la siguieran.
De que ella no la siguiese.
Colocó la palma de la mano sobre la corteza y el roble se abrió a su paso dejando a la vista un largo túnel donde al final del mismo le esperaba uno de sus más fieles consejeros.
—Prometedme que cuidaréis de ella amigo mío como si fuera vuestra propia hija. —Susurró aquella sombra nacida de la nocturna arboleda.
Su voz sonó trémula cuando habló teñida de desesperanza por el destino de aquel bebé que portaba entre sus brazos y que sujetaba con tanta fuerza.
Su bebé. La princesa.
—Descuidad mi reina, ella estará a salvo pero ¿vos que haréis? —Preocupado una segunda voz se alzó desde la oscuridad del túnel.
La reina Areya sabía que debía volver al reino. Al igual que un capitán de barco ella debía de caer si el reino así lo hacía.
—No huiré si es lo que queréis decir pero sé que ya no me queda mucho tiempo por eso te la entrego a ti. —Contestó la reina y mientras se despedía de su pequeña le colocó alrededor de su frágil cuellecito una cadena de oro con una esmeralda en forma de hoja, el símbolo de su amado legado.
Entre lágrimas vio cómo su consejero desaparecía de allí ante sus ojos en un breve pestañeo alejando de ella a su pequeño retoño.
Debía volver. Debía volver a la ciudad aunque sólo quedase de ella las ruinas y la pérdida.

 

El castillo permanecía en silencio pero no en un silencio cualquiera, era el silencio que se escondía tras la sombra de la muerte y la traición. La reina avanzaba lentamente por el pasillo de alfombras rojas mientras divagaba, aún sin dar crédito, cómo había podido llegar a esa situación. Su otra hija estaba enloquecida, ebria de poder y magia oscura. Ebria de odio y de rabia contra todos. Y en especial contra ella y su hermana.
La mujer siguió avanzando hacia la puerta del final del corredor donde sabía que la encontraría. Quizá aún estaba a tiempo de parar la locura que había invadido a la joven Seyle. Quizás…
No, se reprendió la reina pensando para sí misma mientras observaba la puerta de la sala de los espejos. Es tarde para eso.
Abrió la puerta y la oscuridad la embargó dejando a la reina sumida en un profundo cielo sin estrellas, en una oscura profundidad tan basta como la que habitaba en el corazón de su hija primogénita. Cuando las puertas se cerraron detrás de ella con un fuerte chasquido las velas de las numerosas lámparas de araña que colgaban del techo abovedado se encendieron dando paso a un tétrico espectáculo. Miles de ojos vacíos la miraban a través de los espejos de las paredes reflejando la imagen de su esposo asesinado.
Seyle lo había hecho. No le había importado lo más mínimo asesinar a su padre.
Ahorcado en el centro de la sala girando sobre sí mismo y reflejándose en el pulido cristal que lanzaba destellos dorados a causa de las llamas de las velas, estaba el único hombre que la reina Areya había amado. La sangre ya espesa manchaba la soga y la cabeza inerte del monarca, torcida en un ángulo extraño, dejaba ver las marcas moradas de un cuello que antaño tanto le había gustado besar.
Impotente la reina cayó al suelo de rodillas mientras el llanto se quedaba atascado en su garganta llena de joyas. Comprendió con inmensa tristeza que había llegado tarde.
Había llegado tarde…
Una risa estridente resonó por toda la sala, los espejos a su alrededor estallaron produciendo una lluvia de cristales que tintinearon en el suelo como una campana rota y las velas se apagaron sumiendo la estancia en el aroma de la cera derretida.
A tientas, de nuevo en la oscuridad, la reina intentaba llegar hasta su otra hija cuya sombra aun podía distinguirse al final de las escaleras. Se irguió con dificultad presa del pánico y el desconsuelo palpando las paredes hasta que sus manos ensangrentadas y plagadas de cristales dejaron un recorrido de seda roja. De brillante sangre.
De pronto, sin previo aviso, tropezó con lo que supuso que era un escalón y con un ruido sordo su cabeza fue a parar en la alfombra mientras expiraba el último aliento. La corona rodó escaleras abajo sin que su dueña pudiera hacer nada pues en nada se había convertido.
Una última risa se alzó en la oscuridad mientras en alguna otra parte un bebé seguía llorando. La princesa de un trono que esa noche había usurpado la locura.

 

Crónica I Feria de Autores de Alicante

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Falacantitv%2Fvideos%2F1784393904985694%2F&show_text=0&width=560

Junto a la Asociación Gramática Parda, pude asistir a la I Feria del Libro de Autores de Alicante y firmar ejemplares de dos de mis novelas Hija de reyes y Jazz Empire. Una velada fantástica que duró tres días en la Estación de tren en los que la literatura y sus autores provincianos fueron protagonista. Gracias a todos los que pudisteis venir a visitarnos. ¡Fue todo un placer!

A continuación os dejo algunas de las fotografías de este evento cultural.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

MUJERES ESCRITORAS

¡Hola a todos! Hoy me he encontrado con una grata sorpresa. De esto que vas a la biblioteca Enrique Amat de Petrer dónde tienen expuestos trabajos de un cole dedicado a mujeres escritoras ¡¡y ves que han hecho dos trabajos preciosos sobre ti!!
Me ha hecho mucha ilusión. No sé quienes sois pero desde aquí os lo agradezco. Es el cariño de los lectores lo que me anima constantemente a seguir adelante.

De nuevo, GRACIAS.

¡Sois los mejores! 📚💗