Microrrelatos

LAS LUCES DEL TIOVIVO microrrelato

12670713_1539977899629992_6657664772429410036_n
Imagen de Pixabay

Esperaba mi turno en el brillante tiovivo con los brazos cruzados y el ceño fruncido. No entendía porque Giselle estaba tan empeñada en subir en aquel trasto que traqueteaba en cada giro, provocando un ruido estridente y continuado que no hacía más que avivar mi irritación.
El caballo de madera multicolor me miraba fijamente con sus ojos tallados llenos de humedad, como si estuviera vivo e implorara la libertad que le habían arrebatado estando cautivo del luminoso carrusel. Aparté de allí la mirada, esquivando mi propia tristeza reflejada en aquel trozo de madera con forma de animal. Mi amiga me dio un codazo, señalando a su vez el puesto de algodón de azúcar, donde un anciano giraba y giraba sus sueños, convirtiéndolos en una brillante nube rosa que se desvanecía en los labios de un niño como un suspiro.
El ambiente estaba impregnado del olor al caramelo amargo y el sabor salado del mar. De niña, la feria del puerto constituía un mágico mundo de luces y seres de fantasía; ahora, las luces se habían convertido en sombras, y los seres que antes tanto me fascinaban, se habían transformado en meras estatuas petrificadas en el recuerdo.
Llego la hora.
Giselle me cogió de la mano y ambas nos colocamos, una al lado de la otra, en distintos caballos descoloridos. Durante todo el trayecto, no me soltó la mano ni por un segundo y por un instante sentí que volvía atrás en el tiempo con cada nota de música que salía de aquella pequeña atracción. Volví a ver a mi abuela, volví a ver a aquel niño del que estuve enamorada, volví a vivir mi primer beso… y todo se esfumó como en un cuento de hadas al dar la duodécima campanada.
Una vez en tierra, sin haber dado siquiera un paso, Giselle me miró con lágrimas en los ojos. Entonces fue cuando comprendí porqué había estado tan empeñada en montar en el destartalado carrusel. Las luces de la feria nos habían devuelto por un instante, los momentos felices de aquella ingenua inocencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s