Microrrelatos

EL FIN DE LA VIDA microrrelato

homeless-845752_1920
Imagen de Pixabay

Él. Sólo, amargado, hastiado y bebiendo hasta el amanecer. ¿Cómo podíamos llegar a ese extremo? ¿Porque la rutina nos castigaba con su inflexible vara? El solitario muchacho solo quería ser feliz y parecía que el mundo de los hombres estuviera creado de ironía, pues ser feliz ahora era un lujo escaso en aquellos tiempos. Los pobres, como él, solo podían aspirar a una vida de máquina, reproduciendo una y otra vez la rutina mas hilarante. ¿Dónde quedan las batallas de caballeros? ¿Dónde quedan las criaturas mágicas? ¿acaso todo era mentira? Se negaba en rotundo a creerlo, si no creían en la magia, si no soñaban ¿Qué eran? ¿Sólo cuerpo? ¿sólo huesos?

No podía haber un mundo así.

Si lo había… pensó el hombre… matádme ya, porque la vida sin sueño es la muerte del corazón, la muerte del alma y el fin de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s