3º EDICIÓN “La princesa de Iryan” + 1º Capítulo

Untitled design

Ya ha salido a la venta la nueva edición completamente reescrita de mi primer libro. Un relato juvenil de fantasía al más puro estilo de Willow y La princesa prometida. Por ello os dejo el primer capítulo como regalo. Podéis comprarlo AQUÍ

CAPÍTULO 1

Las hojas caían cómo pequeñas gotas de lluvia y morían en el instante en que tocaban el suelo, el viento traía consigo susurros ininteligibles y la luna llena, brillante, colgaba en un manto de oscuridad mientras una sombra cruzaba el bosque arrastrando las hojas, llevando el miedo tras de sí. La angustiosa melodía del llanto de un bebé era el único sonido además del crujido de las hojas que se alzaba aquella noche sobre las verdes tierras de Iryan. Aquella sombra misteriosa envuelta en una gruesa capa bermellón se paró junto a un roble mirando una última vez a su espalda vigilante de que no la siguieran.
De que ella no la siguiese.
Colocó la palma de la mano sobre la corteza y el roble se abrió a su paso dejando a la vista un largo túnel donde al final del mismo le esperaba uno de sus más fieles consejeros.
—Prometedme que cuidaréis de ella amigo mío como si fuera vuestra propia hija. —Susurró aquella sombra nacida de la nocturna arboleda.
Su voz sonó trémula cuando habló teñida de desesperanza por el destino de aquel bebé que portaba entre sus brazos y que sujetaba con tanta fuerza.
Su bebé. La princesa.
—Descuidad mi reina, ella estará a salvo pero ¿vos que haréis? —Preocupado una segunda voz se alzó desde la oscuridad del túnel.
La reina Areya sabía que debía volver al reino. Al igual que un capitán de barco ella debía de caer si el reino así lo hacía.
—No huiré si es lo que queréis decir pero sé que ya no me queda mucho tiempo por eso te la entrego a ti. —Contestó la reina y mientras se despedía de su pequeña le colocó alrededor de su frágil cuellecito una cadena de oro con una esmeralda en forma de hoja, el símbolo de su amado legado.
Entre lágrimas vio cómo su consejero desaparecía de allí ante sus ojos en un breve pestañeo alejando de ella a su pequeño retoño.
Debía volver. Debía volver a la ciudad aunque sólo quedase de ella las ruinas y la pérdida.

 

El castillo permanecía en silencio pero no en un silencio cualquiera, era el silencio que se escondía tras la sombra de la muerte y la traición. La reina avanzaba lentamente por el pasillo de alfombras rojas mientras divagaba, aún sin dar crédito, cómo había podido llegar a esa situación. Su otra hija estaba enloquecida, ebria de poder y magia oscura. Ebria de odio y de rabia contra todos. Y en especial contra ella y su hermana.
La mujer siguió avanzando hacia la puerta del final del corredor donde sabía que la encontraría. Quizá aún estaba a tiempo de parar la locura que había invadido a la joven Seyle. Quizás…
No, se reprendió la reina pensando para sí misma mientras observaba la puerta de la sala de los espejos. Es tarde para eso.
Abrió la puerta y la oscuridad la embargó dejando a la reina sumida en un profundo cielo sin estrellas, en una oscura profundidad tan basta como la que habitaba en el corazón de su hija primogénita. Cuando las puertas se cerraron detrás de ella con un fuerte chasquido las velas de las numerosas lámparas de araña que colgaban del techo abovedado se encendieron dando paso a un tétrico espectáculo. Miles de ojos vacíos la miraban a través de los espejos de las paredes reflejando la imagen de su esposo asesinado.
Seyle lo había hecho. No le había importado lo más mínimo asesinar a su padre.
Ahorcado en el centro de la sala girando sobre sí mismo y reflejándose en el pulido cristal que lanzaba destellos dorados a causa de las llamas de las velas, estaba el único hombre que la reina Areya había amado. La sangre ya espesa manchaba la soga y la cabeza inerte del monarca, torcida en un ángulo extraño, dejaba ver las marcas moradas de un cuello que antaño tanto le había gustado besar.
Impotente la reina cayó al suelo de rodillas mientras el llanto se quedaba atascado en su garganta llena de joyas. Comprendió con inmensa tristeza que había llegado tarde.
Había llegado tarde…
Una risa estridente resonó por toda la sala, los espejos a su alrededor estallaron produciendo una lluvia de cristales que tintinearon en el suelo como una campana rota y las velas se apagaron sumiendo la estancia en el aroma de la cera derretida.
A tientas, de nuevo en la oscuridad, la reina intentaba llegar hasta su otra hija cuya sombra aun podía distinguirse al final de las escaleras. Se irguió con dificultad presa del pánico y el desconsuelo palpando las paredes hasta que sus manos ensangrentadas y plagadas de cristales dejaron un recorrido de seda roja. De brillante sangre.
De pronto, sin previo aviso, tropezó con lo que supuso que era un escalón y con un ruido sordo su cabeza fue a parar en la alfombra mientras expiraba el último aliento. La corona rodó escaleras abajo sin que su dueña pudiera hacer nada pues en nada se había convertido.
Una última risa se alzó en la oscuridad mientras en alguna otra parte un bebé seguía llorando. La princesa de un trono que esa noche había usurpado la locura.

 

Anuncios

YA A LA VENTA 2º Edición de “Jazz Empire”

¡Buenas tardes lectores! Estamos de enhorabuena. Por motivos ajenos a mí he tenido que rescindir mi contrato con la Editorial Red Paradise que había publicado en Diciembre mi novela Jazz Empire. Aún así, aquí seguimos y esta semana a salido a la venta de nuevo en una segunda edición muy bonita a la venta en Amazon.

Fotolia_19935 (2)
¿A que es bonita la portada?

Podéis haceros con el ejemplar en digital aquí y en papel aquí

Nuevo relato de fantasmas en ciernes

¡Os anuncio que tengo relato nuevo! Espero que en un par de meses pueda estar a la venta en Amazon. ¡Estad pendientes! OJO he dicho relato que no novela, por lo tanto cortito, intenso y muy baratito. ¡Todo sea por amenizar la espera hasta que publique mi próxima novela! Os dejo toda la info:

templateshadowtransparentTÍTULO: La casa del párroco
(RELATO DE AMOR Y DE FANTASMAS)
****
SINOPSIS: “Aquella casa tenía vida, no había más que echarle un breve vistazo para saberlo: la hiedra que trepaba por ella, las vidrieras de colores opacados por un manto de polvo… El polvo del tiempo, de las historias y los secretos”

Oliver y Meghan Jones son los nuevos propietarios de la antigua casa del párroco. Un hogar entrañable en el que comenzar su vida de recién casados. Sin embargo, parece que su nueva casa sigue habitada por el fantasma de su anterior propietario que no parará hasta contar su historia.
¿Quién era Jacob Bellamy? ¿Por qué alguien querría matar a un hombre de fe?